Inicio Histórico de Noticias Plan de Formación Cursos de Formación Retiros
2016
Caridad Biblioteca y Documentos Oraciones y Meditaciones Curiosidades Conferencia Episcopal Ecumenismo Año de la Fe
Vidas de Fe Enlaces Contactar
Quienes somos
Donde estamos Privacidad Escuela


Jornadas Diocesanas de responsabilidad en el tráfico - 19 al 25 de octubre de 2009

FAMILIA, PARROQUIA Y COLEGIO JUNTOS PARA LA FORMACION RELIGIOSA CATOLICA

CURSOS DE FORMACION PARA HERMANDADES Y COFRADÍAS

CURSOS DE FORMACION LITURGICA PARA DIPUTRADOS DE CULTOS, PRIOSTES Y ACOLITOS

< VOLVER A VIDAS DE FE

Vidas de Fe
José Sánchez Dubé

Conocí a D. José Sánchez Dubé en el año 1979. Por aquél entonces un grupo de jóvenes pertenecientes a varias hermandades y cofradías de nuestra ciudad comenzamos a organizarnos para programar actividades destinadas a los jóvenes de las hermandades con la acogida, el estímulo y la ayuda de la Junta Superior del Consejo de Hermandades y Cofradías. Recuerdo que D. José fue de los cofrades adultos que apostaron por incorporar a los jóvenes a la vida de las hermandades. Nos gustaba escuchar lo que decía de las relaciones entre las hermandades, del sentido de la estación de penitencia, de la espiritualidad de las hermandades, de la Iglesia de Sevilla, del Cardenal Bueno Monreal… Personalmente me recordaba a los maestros del colegio. Y lo cierto es que se aprendía de sus enseñanzas y de sus experiencias.

Años más tarde, comprendí la gran importancia que, para la Iglesia diocesana y para sus hermandades y cofradías, había tenido la gestión y el trabajo realizado por Sánchez Dube. Fue el primer laico que ostentó el cargo de Presidente del Consejo General de Hermandades y Cofradías de Sevilla. El hombre que recibió el encargo del Cardenal Bueno Monreal de adaptar la convivencia entre las hermandades y las estaciones de penitencias de las cofradías a las disposiciones del Sínodo Hispalense de 1973. Su dedicación al Consejo fue fundamental para consolidar la gestión que en adelante, y hasta hoy, tendría que afrontar el citado organismo.

En el año 1993, en las vísperas de la segunda visita del Papa Juan Pablo II a nuestra ciudad y durante los días de preparación para mi ordenación sacerdotal, cuando participábamos en los ensayos de la celebración en el polideportivo de San Pablo, me sorprendió muy gratamente encontrarme allí con Sánchez Dube. Surgió el abrazo y la pregunta: D. José ¿Qué hace usted por estos lugares? La respuesta clara y en su estilo: Yo, como siempre, fiel al Pastor. El Sr. Arzobispo, posiblemente por mi experiencia en la preparación de la visita anterior del Papa, me ha pedido colaboración, y aquí estoy, ayudando en todo lo que pueda. La obediencia al Obispo, desde su vocación de laico, seguía ahí. Además, pude comprobar que se había convertido en hombre de confianza del Arzobispo, en esos momentos Monseñor Amigo Vallejo.

D. José Sánchez Dube recibió el reconocimiento a su catolicismo comprometido y vivido desde la condición de laico, con dos distinciones muy especiales: La medalla Pro Ecclsia et Pontifice, concedida por el Papa Juan Pablo II, y el haber sido, desde el principio hasta el final del pontificado, hombre de la confianza del Cardenal Amigo Vallejo.

Fue emocionante, al menos para mí, el día de la toma de posesión de nuestro Arzobispo, Monseñor Asenjo. Cuando, en nombre de todas las hermandades y cofradías de la Archidiócesis, Sánchez Dube, le dio la bienvenida a la Iglesia de Sevilla. ¡Qué bienvenida y qué ofrecimiento de disponibilidad más auténtico y sincero!; todo un gesto revestido de la autoridad de una vida de coherencia.

D. José Sánchez Dube, primer presidente laico del Consejo General de Hermandades y Cofradías y miembro, hasta el final de sus días, del primer Consejo Diocesano de Hermandades y Cofradías de la Archidiócesis. Brilló, con la luz que recibía de su Virgen de la Estrella, en el cumplimiento de la obediencia a la Iglesia de Sevilla y a su Pastor.

Al escribir estas palabras mi sentimiento es de gratitud al Señor por haber conocido a Sánchez Dube y haber aprendido mucho de él. Su vida ha estado cargada de sentido, y ya ha encontrado el sentido de su vida: Dios. Ante cuya presencia, sin lugar a dudas, ha sido acompañado por la Virgen de la Estrella. -D. José: siga cuidando y rezando por la Iglesia de Sevilla y por sus hermandades y cofradías-.

 

Manuel Soria Campos, Pbro.

Delegado Diocesano de HH. y CC.

Inicio| Formación Permanente | Cursos de Formación| Formación Litúrgica | Retiros | Instituto de la Juventud| Acción Social | Noticias y Convocatorias | Documentos | Oraciones y Meditaciones | Enlaces | Quienes Somos | Contactar | Donde Estamos | Fundación Persan | Privacidad
Resolución mínima 1024x768 - (c) HH. y CC. - Todos los derechos reservados MERCURIO ESTUDIOS