Inicio Histórico de Noticias Plan de Formación Cursos de Formación Retiros
2016
Caridad Biblioteca y Documentos Oraciones y Meditaciones Curiosidades Conferencia Episcopal Ecumenismo Año de la Fe
Vidas de Fe Enlaces Contactar
Quienes somos
Donde estamos Privacidad Escuela
MÁS CURIOSIDADES

Curiosidades
La Virgen de los Reyes

15 de Agosto
Festividad de la Virgen de los Reyes

La festividad de la Virgen de los Reyes se celebra en Sevilla sacando en procesión a la imagen que tiene un lugar destacado en la Catedral de la ciudad.

Los días previos a tal acontecimiento (6 a 14 de agosto) se celebra la novena de preparación a la Fiesta.

Misa Estacional

El Ceremonial de los Obispos llama misa estacional a la cantada que celebra el Arzobispo sobre todo en la Iglesia Catedral, rodeado de su presbiterio y ministros, con una gran y activa participación de todo el Pueblo de Dios, propia sobre todo de las mayores solemnidades del año litúrgico; entre ellas cita la del Patrono de la diócesis, que es nuestro caso. Asimismo, el Arzobispo, al final de la eucaristía, en uso de sus facultades imparte la bendición papal. La jornada se abre con la recepción del Cabildo Catedral al Arzobispo a la Puerta de los Palos, todos en hábito coral.

El episcopal consiste en sotana y fajín de seda rojo, roquete, muceta roja sin cogulla, anillo, cruz pectoral con cordón verde y oro, solideo y birrete rojo y calzado negro (el color rojo es propio de los cardenales, el violáceo de los Obispos y Arzobispos). Se permite también el uso de la capa magna para las festividades más solemnes de la diócesis, que es un gran manto violáceo solemne de cola, aunque ha caído en deshuso.

Llegado al umbral de la puerta, un canónigo, el más digno, le ofrece el hisopo. A continuación de la aspersión, se dirigen al lugar donde se han de rezar los Laudes, la primera oración de la Litúrgica de las Horas, en la Capilla Real.

ésta consta de un himno, dos salmos y un cántico del Antiguo Testamento con sus antífonas, un capítulo de la Escritura (Is. LXI, 10), un responsorio breve y unas preces, que acaban con el padrenuestro y la oración colecta del día. Según nos refiere Ortiz de Zúñiga, por privilegio firmado en Agnani a ocho de julio de 1255 por el Papa Alejandro IV dei conti di Segni, las Dignidades del Cabildo Catedral pueden utilizar mitras blancas en las principales festividades, lo cual se viene realizando desde el año siguiente de 1256. Esta honra de la Iglesia de Sevilla es debida a los méritos de San Fernando y a la devoción de su hijo Alfonso X el Sabio. Esta solemnidad es una de las que las usan las Dignidades que concelebran.

Según la norma común, las procesiones preceden a la misa, exceptuadas las del Santísimo Sacramento, porque se procesiona la hostia consagrada en la eucaristía. Antiguamente, a la misa pontifical, igual que a la solemne en los lugares donde había oficio coral (catedrales, colegiatas, conventos), precedía el canto de Tercia, una de las horas menores del Oficio Divino, mientras el Obispo recitaba los salmos y preces de la Preparatio ad Missam y se revestía de los ornamentos sagrados. Por esta ceremonia preliminar la procesión matutina recibe el nombre de Procesión de Tercia.

 El recorrido se realiza por todo el perímetro de la Catedral, que ha sido engalanado con mástiles con gallardetes que ondean al viento.

Se inicia a las 8:00 de la mañana saliendo por la Puerta de Palos (de la Catedral de Sevilla) en dirección a la Plaza de la Virgen de los Reyes, en un respetuoso silencio que termina con los aplausos de los fieles y el doblar de las campanas, sigue su camino por las calles Placentines, Alemanes, Avenida de la Constitución, Fray Ceferino González, Plaza del Triunfo, Plaza de la Virgen de los Reyes nuevamente y vuelve a entrar por la Puerta de Palos al tiempo que repican las campanas otra vez. Antiguamente, hasta el año 1958 el trayecto era desde la Puerta de Palos a la de San Miguel hasta que el cardenal Bueno Monreal estableció el nuevo recorrido por la sencilla razón de que muchos de los devotos no podían contemplar a la Patrona de Sevilla de cerca.

A lo largo del recorrido realiza tres giros sobre si misma.

El cortejo lo forman autoridades religiosas, municipales, civiles y militares que acompañan a la imagen durante su recorrido, a lo largo del mismo se realizan cuatro estaciones (paradas) en las que se ofician actos religiosos.

El orden de prelación es el siguiente:

  • Cruz Patriarcal, precedida por la Banda Municipal (con los niños carráncanos, que abren la procesión).
    Como todas las procesiones litúrgicas, las abre la cruz alzada, con la cara del crucificado hacia delante, que va iluminada por dos ciriales.
    En este caso es la patriarcal (de dos brazos horizontales) propia del Cabildo Catedral, que es quien convoca y organiza el cortejo.

  • Asociación de Fieles de Nuestra Señora de los Reyes y San Fernando, Tras la cruz abre marcha esta pía asociación. Fue el Cardenal Arzobispo Segura Sáenz, tan devoto de la Virgen, quien la erigió canónicamente en la Capilla Real por decreto del quince de diciembre de 1941 con el nombre de Asociación de fieles de la Devoción a Nuestra Señora de los Reyes, con el objetivo de promover el culto y devoción a María en Su advocación de los Reyes. El dos de julio de 1947 el mismo prelado aprobaba nuevos estatutos, que serían renovados por el Cardenal Arzobispo Bueno Monreal el veinticinco de junio de 1973.

  • Miembros del Consejo General de Cofradías.

  • Archicofradía Sacramental del Sagrario (la más cercana a la Virgen).Seguidamente va esta corporación. Hay constancia documental de que desde 1579 esta Hermandad acompaña al Cabildo en la procesión como la última institución de seglares, lo cual no quiere decir que no lo efectuara con anterioridad, antes bien, parece que deba ser, más que nada, sanción de una costumbre que se remontase a los orígenes de esta institución eucarística.

  • Capilla Musical, Acompaña también un coro para interpretar los motetes y resposorios durante la procesión. Quizá el canto más adecuado a este día sea el Magnificat (Lc. I, 4655), en el que la propia María profetiza que todas las generaciones habrán de felicitarla porque Dios ha obrado maravillas en Ella, hasta coronarla de majestad en Su Asunción Gloriosa.

  • Clero y Excelentísimo Cabildo Catedral. A continuación va el clero participante seguido del Cabildo Catedral con el traje coral. Acompaña a este la Real Maestranza de Caballería, miembro honorario del Cabildo.

  • Paso de Nuestra Señora de los Reyes. Primitivamente la imagen de la Virgen procesionaba bajo baldaquino de plata, pero parece que ya desde muy antiguo lo hacía bajo palio, como podemos comprobar por un dibujo en colores de 1662, si bien uso contrario a la ley canónica, que sólo lo permite sobre imágenes de la Virgen cuando haya peligro de lluvia, pues está reservado, por su carácter latréutico, al Santísimo Sacramento y tolerado para las reliquias de la Vera Cruz o instrumentos de la Pasión del Señor.

Esta costumbre quizá proceda del privilegio regio de entrar en los templos bajo palio, que se aplicase a la Reina de los Reyes.

El actual paso, de litera o tumbilla, ejecutado bajo patrocinio del Cardenal Arzobispo Almaraz, fue diseñado por el Arquitecto Municipal Juan Talavera Heredia y bordado sobre tisú de plata en los talleres de José Olmo Hurtado. Se estrenó en 1924 y se remató en el año siguiente.

  • Preste y ministros sagrados. Los ornamentos, como corresponde a la fiesta del día, son blancos. Corresponde presidir al Arzobispo de la Archidiócesis de pontifical portando mitra y báculo. El Arzobispo y el presbítero asistente, el Deán de la Catedral van con capas pluviales, el ornamento propio de las procesiones y los diáconos de honor con dalmáticas. Detrás van los acólitos de mitra, báculo y libro.

  • Corporación Municipal (ataviados con traje de chaqué). Entre las muchas procesiones de rogativas en que se sacó a la Virgen, debemos hacer mención de la de 1865, provocada por una epidemia de cólera morbo. En acción de gracias por declinar a partir de entonces la plaga, el doce de julio del siguiente año acordó el Pleno Municipal por unanimidad acompañar anualmente la imagen de Nuestra Señora en su procesión de agosto. Dicho voto fue comunicado el dieciocho del mismo mes por el Alcalde al Deán y Cabildo Catedral.

Aquel mismo año, a raíz de esa vinculación Municipio y Virgen de los Reyes, el Arcediano de Sevilla, pretendiendo hacer un nuevo paso para la imagen, pidió licencia el dieciocho de julio al Ayuntamiento Constitucional para incluir en éste el escudo de la Ciudad, así como una ayuda para el proyecto. Era su idea hermanar en un símbolo las dos más grandes idean que puedan germinar en el corazón del hombre, la ideas de la religión y la idea de la Patria. El veintinueve de julio respondía afirmativamente el Alcalde, ofreciendo un donativo de mil escudos, facultando además al Arcediano para esculpir en las nuevas andas el blasón de la ciudad. En el paso definitivo, que se estrenó, como ya hemos comentado, en 1924, en uno de sus frentes, se bordó el escudo de la ciudad.

Un nuevo motivo de expresar esta vinculación fue la concesión por el Papa Pío XII Pacelli del Patronato Litúrgico sobre Sevilla y su Archidiócesis a Nuestra Señora de los Reyes en el Breve Quam fervida de quince de agosto de 1946, a petición del Cardenal Arzobispo Segura y Sáenz. Fue celebrado el veinticuatro de noviembre de dicho año. En la procesión en la tarde de dicha jornada, al llegar ante las Casas Consistoriales, el Alcalde Duque de Alcalá le ofrendó con un bastón de mando, de cuya alocución son significativas las siguientes palabras: Nunca como en la hora presente fue más intima la identificación de sentimientos entre la ciudad y su Ayuntamiento, y por ello, la corporación acordó a una voz ofrendarte este bastón, insignia de la autoridad que viene atribuida al primer magistrado de la ciudad, para que seas Tú, ¡oh, Madre nuestra!, la que por el poder e influjo de tu gracia sujetes a tu excelsa y suprema autoridad espiritual a esta Sevilla que te aclama tan de corazón, y dispenses a ella y a sus hijos los beneficios de Tu amor de Madre y de Tu amparo y misericordia.

Esta vinculación entre el Ayuntamiento y la Virgen de los Reyes se estrechó aún más por la concesión del Pleno el treinta de marzo de 1953 de la I Medalla de Oro de Sevilla, que le obsequiarían los empleados del Municipio hispalense, en desagravio por un robo sacrílego sufrido por el tesoro de esta imagen. Se pasó notificación del acuerdo por el Alcalde Jerónimo Domínguez al Cardenal Arzobispo Segura Sáenz el siete de abril de dicho año. Pero la imposición no se llevaría a cabo hasta 1958, en que el siete de mayo la acordó nuevamente el Ayuntamiento, acompañada la medalla de un lazo de oro con las llaves de la ciudad, símbolo de la devoción de sus vecinos, efectuándose el diez de mayo.

  • Delegado de Gobierno (ataviados con traje de chaqué).

  • Compañía militar de honores (compuesta por escuadra, gastadores y banda de música). Por Real Orden de Fernando VII, el ano 1807 asistió a la procesión haciendo guardia el Cuerpo de Artillería. Su hija Isabel II, en 1862, le concedió los honores de Capitán General a la imagen de la Virgen. Este privilegio fue refrendado por el Consejo de Ministros bajo la presidencia del General Jefe de Estado Franco Bahamonde en 1939, en acción de gracias por el final de la guerra; el quince de agosto de ese año Le fue ofrendado e impuesto a la Virgen el fajín de Capitán General. Va acompañando la Banda de Soria 9, que entre otras marchas procesionales interpreta Virgen de los Reyes, obra de Abel Moreno, que muchos años desfiló mientras fue director de la citada banda.

Los miembros de las representaciones forman en el interior de la Catedral mientras las autoridades forman en el Patio de los Naranjos.

Finalizada la procesión, el paso de la Virgen de los Reyes es colocado ante el Altar del Jubileo, en el que se celebra un solemne pontificial que preside el cardenal. Después de este acto es trasladado a la capilla Real.

La imagen se expone en besamanos los días 4, 5, 20 y 21 de agosto.

Breve reseña histórica:

En su origen se entremezclan la historia y la leyenda, existiendo la creencia de que fue creada por los ángeles del cielo, también se cuenta que fue donada al rey San Fernando por el monarca francés Luis IX (primo hermano del rey santo), referente al rey que reconquistó a la ciudad también se cuenta que la vio en sus sueños, mandó hacer una talla de su visión y que la acompañó en la reconquista. Otra versión es que encontraron la bellísima imagen y por esa razón, la acompañó en la reconquista. Su llegada a la Catedral parece ser que fue por mediación de Alfonso X el Sabio.

El 4 de diciembre de 1904 es Coronada canónicamente, siendo la primera imagen que tiene ese honor en Andalucía.

En el año 1939 se le conceden honores de Capitán General.

En 1946 es proclamada Patrona de la ciudad de Sevilla y de su Archidiócesis por el Papa Pío XII.

En 1958 le es impuesta la Medalla de Oro de la Ciudad de Sevilla.

Breve descripción de la imagen:

De estilo gótico, es realizada en madera de alerce, está articulada, tiene una altura de 1,76 m, las únicas piezas que han sido modeladas son la cabeza, manos y pies. En sus rodillas sostiene una imagen del Niño Jesús (de realización muy posterior) de 60 cm. La Virgen porta bastón de mando, medalla de la Ciudad de Sevilla y fajín de Capitán General. El paso es de litera o tumbilla (palio sostenido sólo por cuatro varales), fue realizado por Juan Talavera en el año 1914.

Su ajuar consta, entre otras cosas con cinco mantos:

  • El manto verde, bordado en oro y de estilo renacentista, donado por la reina Isabel II (muy devota) y que está considerado como una de las joyas de su ajuar.

  • El manto blanco, que es más conocido como el de los castillos y leones, también fue donación de la reina Isabel II en el año 1853.

  • El rojo, de terciopelo granate, donado por la Infanta María Luisa Fernanda de Borbón, duquesa de Montpensier.

  • El que estrenó el día de la Coronación canónica (4 de diciembre de 1904), que es de tisú celeste bordado en plata (restaurado recientemente por Herederos de Esperanza Elena Caro), realizado en los talleres de Olmo y donado por la Condesa de Casa-Galindo para estrenarlo en el triduo preparatorio de la Coronación (días 1, 2 y 3 de diciembre de 1904).

  • El que estrenó en la procesión del Congreso Mariano del año 1929, que es de tisú color salmón, bordado en seda y oro por las Hermanas de la Cruz (que son sus camareras y encargadas de alternar sus mantos) con tela regalada por la duquesa viuda de Osuna.

 

MÁS CURIOSIDADES

Web Patrocinada por

CARTAS DEL SEÑOR CARDENAL

NUEVO TESTAMENTO DE LA IGLESIA CATÓLICA

ITINERARIO DE FORMACIÓN CRISTIANA

EL VATICANO EN YOU TUBE

H2O News

LECTURAS DEL DÍA

MARÍA DE NAZARETH

SANTORAL CATÓLICO

MAGENIFICAT.TV - TELEVISIÓN CATÓLICA EN INTERNET

 

Inicio| Formación Permanente | Cursos de Formación| Formación Litúrgica | Retiros | Instituto de la Juventud| Acción Social | Noticias y Convocatorias | Documentos | Oraciones y Meditaciones | Enlaces | Quienes Somos | Contactar | Donde Estamos | Fundación Persan | Privacidad
Resolución mínima 1024x768 - (c) HH. y CC. - Todos los derechos reservados MERCURIO ESTUDIOS