Inicio Histórico de Noticias Plan de Formación Cursos de Formación Retiros
2016
Caridad Biblioteca y Documentos Oraciones y Meditaciones Curiosidades Conferencia Episcopal Ecumenismo Año de la Fe
Vidas de Fe Enlaces Contactar
Quienes somos
Donde estamos Privacidad Escuela

"Lectio Divina, Un Camino de Luz"
Jornada -Pro Orantibus-
Cartas de Mons. Pelegrina, Arzobispo de Sevilla

<< MÁS CARTAS

Queridos hermanos y hermanas:

Celebramos en este domingo 19, VI, 2011 la solemnidad de la Santísima Trinidad. En ella toda la Iglesia se hace confesión de la gloria de Dios, adoración y acción de gracias a la Santísima Trinidad, a la que fuimos consagrados en nuestro bautismo. Desde entonces, formamos parte de la familia de Dios: somos hijos del Padre, hermanos del Hijo y ungidos por el Espíritu. La Trinidad santa nos abre sus puertas, nos introduce en su intimidad y hace que participemos de la vida divina. La nuestra, en consecuencia, debe ser una vida "en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo", es decir en, con y para la Trinidad.

Para que nunca olvidemos que esta debe ser nuestra aspiración más verdadera, en este día la Iglesia celebra la jornada "Pro orantibus", dedicada especialmente a las monjas contemplativas. Nuestra Archidiócesis posee treinta y nueve monasterios de monjas. En esta jornada damos gracias a Dios por este tesoro, verdadero torrente de gracia y de energía sobrenatural para todos nosotros. Hoy tenemos muy presentes en la oración a estas hermanas nuestras, que hacen de su vida una ofrenda a la Trinidad y una plegaria constante por todos nosotros. Ellas son testigos del amor más grande y de la vida en Dios y para Dios, que todos estamos llamados a vivir y de la que gozaremos definitivamente en el cielo. Con su testimonio nos están diciendo cuáles son los valores permanentes en los que debe afincarse nuestra vida, entre los que destaca como valor primero el reconocimiento explícito del primado de Dios, constantemente alabado, adorado, servido y amado con la mente, el alma y el corazón (Mt 22,37).

Nuestras hermanas contemplativas nos recuerdan a todos nuestra vocación más autentica y nos enseñan a vivirla. Ellas oyeron un día la invitación del Señor a seguirle, lo dejaron todo y respondieron con prontitud a su llamada. Viviendo como Él en pobreza, castidad y obediencia, encarnan el espíritu de las Bienaventuranzas. En la soledad, el silencio, el culto divino, la ascesis, la oración y la mortificación, dedican su vida a la contemplación de Dios. Viviendo la vida comunitaria y siendo de verdad un sólo corazón y una sola alma, son para todos signo de fraternidad en medio de un mundo golpeado por tantas fracturas, heridas y divisiones.

El lema de la Jornada de este año es "Lectio divina, un camino de luz". No podía ser otro, después de la publicación de la Exhortación Apostólica "Verbum Domini". En el origen de esta vocación peculiar está la Palabra personalísima, que entre brumas y oscuridades, un día les susurró en el oído: "Ven y sígueme", esa Palabra que después ha ido alimentando su vida interior a través de la Lectio divina, siendo la fuente primera de su oración y meditación y la inspiradora de su consagración religiosa.

Las contemplativas nos enseñan a apreciar y amar la Palabra de Dios, el camino más corto para conocer al Señor. Sólo se ama aquello que bien se conoce. Sólo amaremos de verdad al Señor y nos entusiasmaremos en su seguimiento e imitación, si nos dejamos fascinar por su vida, si de verdad le conocemos a través de la lectura asidua de su Palabra. Como nos dice San Jerónimo, "desconocer la Escritura es desconocer a Cristo", pues en ella se encuentra "la ciencia suprema de Cristo" (Fil 3,8). El autor de la carta a los Hebreos nos dice que "la Palabra de Dios es viva y eficaz, más penetrante que espada de doble filo" (4,12). Ella "puede edificar y dar la herencia a todos los que han sido santificados" (Hech 20,32); "ella nos enseña, nos convence, nos dirige a la justicia y nos lleva a la perfección" (2 Tim 3,16-17). Pero su eficacia está condicionada a que nos dejemos modelar y transformar por ella. Sólo desde una actitud de conversión, la Palabra de Dios nos ayudará a reencontrar cada día el auténtico eje de nuestra vida que es el Señor, nuestro único centro, fuente de plenitud humana y de gozo espiritual.

La escucha de la Palabra de Dios tiene una dimensión personal. A través de la Escritura Santa, perennemente joven y actual, Dios habla con cada uno y tiene un mensaje para cada uno. La Palabra de Dios, además, edifica a la Iglesia. Por ello tenemos que leerla en comunión con la Iglesia y con su Tradición viva. En noviembre de 2007 el Papa Benedicto XVI nos decía que "la Palabra de Dios trasciende los tiempos. Las opiniones humanas vienen y se van. Lo que hoy es modernísimo, mañana será viejísimo. La Palabra de Dios, por el contrario, es Palabra de vida eterna, lleva en sí la eternidad, lo que vale para siempre".

Crezcamos en amor a la Palabra de Dios y oremos en este día por nuestras contemplativas.

Para ellas y para todos, mi saludo fraterno y mi bendición.

 

+ Juan José Asenjo Pelegrina, Arzobispo de Sevilla.

Web Patrocinada por

CARTAS DEL SEÑOR CARDENAL

NUEVO TESTAMENTO DE LA IGLESIA CATÓLICA

ITINERARIO DE FORMACIÓN CRISTIANA

EL VATICANO EN YOU TUBE

H2O News

LECTURAS DEL DÍA

MARÍA DE NAZARETH

SANTORAL CATÓLICO

MAGENIFICAT.TV - TELEVISIÓN CATÓLICA EN INTERNET

 

Inicio| Formación Permanente | Cursos de Formación| Formación Litúrgica | Retiros | Instituto de la Juventud| Acción Social | Noticias y Convocatorias | Documentos | Oraciones y Meditaciones | Enlaces | Quienes Somos | Contactar | Donde Estamos | Fundación Persan | Privacidad
Resolución mínima 1024x768 - (c) HH. y CC. - Todos los derechos reservados MERCURIO ESTUDIOS