Inicio Histórico de Noticias Plan de Formación Cursos de Formación Retiros
2016
Caridad Biblioteca y Documentos Oraciones y Meditaciones Curiosidades Conferencia Episcopal Ecumenismo Año de la Fe
Vidas de Fe Enlaces Contactar
Quienes somos
Donde estamos Privacidad Escuela

INDICE | RECURSOS PARA EL AÑO DE LA FE

Año de la Fe
Corta la cuerda
Por el Delegado Episcopal para el Año de la Fe en la archidiócesis de Sevilla, Rvdo. Sr. D. Adrián Sanabria Mejido, Pbro.
04 de junio de 2013

Cuentan que un alpinista, ilusionado por conquistar la cima del pico más alto de su país, inició su travesía, después de años de preparación. Subiendo por un acantilado a pocos metros de la cima, resbaló y se desplomó por los aires. Caía a gran velocidad, sólo podía ver veloces manchas oscuras que pasaban en la misma oscuridad, y la terrible sensación de ser succionado por la gravedad.

Seguía cayendo… y en esos angustiosos momentos, le pasaron por su mente todos los gratos y no tan gratos momentos de su vida. Pensaba que iba a morir; sin embargo, de repente, sintió un tirón muy fuerte que casi lo partió en dos… Sí, como todo un alpinista experimentado, había clavado estacas de seguridad con candados a una larguísima soga que lo amarraba de la cintura.


Después de un momento de quietud, suspendido por los aires, gritó con todas sus fuerzas:

- ¡Ayúdame Dios mío!…

De repente, una voz grave y profunda de los cielos le contestó:

- ¿Qué quieres que haga, hijo mío?

- Sálvame, Dios mío.

- ¿Realmente crees que te puedo salvar?

- Por supuesto, Señor.

- Entonces, corta la cuerda que te sostiene…


Hubo un momento de silencio y quietud. El hombre se aferró más a la cuerda y reflexionó…


Cuenta el equipo de rescate, que al día siguiente encontraron colgado a un alpinista muerto, congelado, agarrado fuertemente con las manos a una cuerda… a tan solo un metro del suelo.


Ese hombre no soltó la cuerda porque no confiaba… Tener fe es soltar la cuerda de la seguridad, de los apegos, de las comodidades, de las dudas, de la razón. Tener fe es saber que en la confianza está la clave de mi vida. Sin confianza en Dios no se puede vivir, tener confianza aunque la realidad o el ambiente me diga que no la tenga. Tener confianza aunque todo parezca ilógico. Tener confianza en Dios en un mundo que alienta a no tenerla.


Os invito a que esta semana no preguntemos cómo andamos de confianza en el Señor.


Termino mi reflexión de hoy con el inicio de la exaltación a la Eucaristía de la Puebla del Río, es una sencilla reflexión que nos recuerda que nada tendría sentido sin el Señor,


Como noche sin estrellas
O patio sin macetas,
Como reyes sin juguetes
O llanto sin consuelo.

Como monte sin su eco,
Como otoños sin lluvias,
Como río sin verdina
o primavera sin su flor, Así es la vida sin ti.

Como parque sin sus pinos,
Como amor sin te quiero
Como abuelos sin nostalgias
o verano sin su sol. Asi es la vida sin ti, Señor.

Como calles sin sus niños ,
Como octubre sin Rosarios,
Como incienso sin cornetas,
O amanecer sin su luz…. Así es la vida sin ti.

Como mares sin sus olas,
Como rezos sin plegarias
Como luz sin medio día
O la raya sin arenas. Así es la vida sin ti.

Como canto sin sus palmas
Como Agosto sin jazmín
Como aurora sin rocío
o riberas sin su río.

Como frío sin castañas
Como niño sin sus padres,
Como novios sin proyectos
o familia sin amor… así es la vida sin ti,.

¿Qué sería de nuestras vidas sin ti, Señor?

¿Que sería de tanta gente sin rezarte con amor,
de tantos enfermos que descansan en tí,
de tantos tristes que se abrazan a tu gracia,
de tantos esfuerzos ofrecidos por tu amor?

¿Qué serían de tantas oraciones,
de tantos encuentros contigo,
de tantos propósitos de enmienda,
de tantas ofrendas susurradas,
de tantos secretos, promesas y lágrimas,
de tantas noches, de tantos días,…?
Dime qué sería de esta vida sin ti, dímelo Señor.

Y la respuesta es fácil :Nada Señor, Nada Padre, nada tendría sentido sin ti.

Nada tendría sentido sin poder alimentarnos de tí, sin poder callar en el sagrario, sin poder sentir tu presencia salvadora, sin poder mirarte y dejar que me mires, sin poder palpar tur presencia en lo profundo de mi ser. Nada Señor, nada amigo, nada tendría sentido sin tí.

Un abrazo a todos, no tengáis miedo. Que nada tenga sentido sin Él.

Adrián Sanabria Mejido
Delegado Episcopal para el Año de la Fe en la archidiócesis de Sevilla

Recursos y Documentos para el Año de la Fe

Como celebrarlo

INDICACIONES PARA EL AÑO DE LA FE

Documentos

COMPENDIO DEL CATECISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA

NOTA CON INDICACIONES PASTORALES PARA EL AÑO DE LA FE

INSTRUMENTUM LABORIS
LA NUEVA EVANGELIZACIÓN PARA LA TRANSMISIÓN DE LA FE CRISTIANA

CREO EN DIOS PADRE - FORMACION CONSEJO GENERAL DE HH. Y CC. DE ARCHIDIÓCESIS DE SEVILLA

Benedicto XVI y el Año de la Fe

CARTA APOSTÓLICA PORTA FIDEI, BENEDICTO XVI

INTRODUCCIÓN AL CRISTIANISMO

Recursos

INDICE GENERAL

Web Patrocinada por

CARTAS DEL SEÑOR CARDENAL

NUEVO TESTAMENTO DE LA IGLESIA CATÓLICA

ITINERARIO DE FORMACIÓN CRISTIANA

EL VATICANO EN YOU TUBE

H2O News

LECTURAS DEL DÍA

MARÍA DE NAZARETH

SANTORAL CATÓLICO

MAGENIFICAT.TV - TELEVISIÓN CATÓLICA EN INTERNET

 

Inicio| Formación Permanente | Cursos de Formación| Formación Litúrgica | Retiros | Instituto de la Juventud| Acción Social | Noticias y Convocatorias | Documentos | Oraciones y Meditaciones | Enlaces | Quienes Somos | Contactar | Donde Estamos | Fundación Persan | Privacidad
Resolución mínima 1024x768 - (c) HH. y CC. - Todos los derechos reservados MERCURIO ESTUDIOS